Tu Mente Inconsciente y las “Señales”

Una “señal” es una respuesta que solicitamos a nuestra mente inconsciente para obtener una pista; que nos ayude a entender algo, que no logramos descifrar a través de nuestra lógica consciente.

Cuando estamos aturdidos y ofuscados por los eventos del día a día, dejamos de prestar atención a lo que sucede a nuestro alrededor. Esos pequeños detalles que pasamos por alto o les restamos importancia, la mayoría de las veces, es el lenguaje de nuestra mente inconsciente, intentando comunicarse con nosotros.

Una regla que puedes comenzar a usar para asegurarte de si estás viendo, sintiendo o escuchando una señal de tu mente inconsciente, es la siguiente:

…Si veo, siento o escucho algo más de una vez en un mismo día, definitivamente es una señal…

Las señales no se interpretan, se siguen…porque para eso son “señales” indicaciones de direcciones o acciones que debemos tomar.

Te doy ejemplo de señales personales que me han ocurrido, para ilustrarte mejor el punto:

Una vez recibí un contacto de una persona que tenía más de 15 años sin ver, había pasado tanto tiempo que me contactó a través de la mensajería de una red social muy conocida. horas antes de que eso sucediera, leí en un artículo el nombre de una persona que me llamó la atención. “Coincidencialmente” ( y sabemos que las casualidad no existe), el nombre de la persona que me contactó por las redes era el mismo que había leído en el artículo. Es decir dos veces el mismo nombre.

Inmediatamente le escribí de vuelta y la persona me pidió mi número de teléfono para conversar, se lo dí de inmediato sin pensarlo ( porque estaba siguiendo la señal). Hablamos unos minutos y esta persona me dice: Te voy a decir por qué de la noche a la mañana te estoy contactando.

Yo estaba a la expectativa, pues estaba abierta a seguir la señal y sentía que él iba a darme información clave para seguir. Entonces me dijo: Yo medito con frecuencia y en 3 oportunidades en la meditación tu nombre ha pasado por mi mente, como yo no creo en casualidades te busqué para entender si tu tienes que darme un mensaje a mí o yo tengo que darte uno a tí.

Me quedé sorprendida gratamente, primero porque estábamos en la misma onda de las señales y segundo porque no tuvo miedo de hablar abiertamente e ir al punto de una vez.

Yo le dije, pues hablemos más a ver si entendemos estas señales. Continuamos hablando y en un instante yo comprendí por qué estaba hablando con él (me había respondido una duda importante que me estaba dando vueltas en la cabeza desde hacía semanas) y el mensaje que tenía para mí.

En el caso de la otra persona no quedó tan claro, sin embargo dias después volvimos a hablar y yo dije algo que resonó en ella y de inmediato me dijo, ya sé que era lo que tenías que decirme. A partir de ese momento hablamos con más frecuencia, sobretodo compartimos temas como este que les escribo y nos maravillamos de como la mente inconsciente lanza pistas todo el tiempo y como muchas personas no estan ni siquiera abiertas a aceptar que es un hecho y no es un tema místico , es tan real como el objeto más físico y material que puedas tocar.

Entrenar la observación, la audición y el sentir es clave para comenzar a decodificar este lenguaje inconsciente.

Algunas veces el mensaje no viene a través de un emisario, a veces viene en un libro, un panfleto, una imagen, un animal que se nos acerca repentinamente, un número que vemos repetidas veces.

Comprender ese mensaje es un acto que debe realizarlo uno mismo, porque cada mente inconsciente está asociada a un inconsciente particular, uno familiar o ancestral y uno colectivo. Descifrar el inconsciente del otro no es tarea fácil, es más sencillo que cada uno asuma la responsabilidad de comprenderse y de leer sus mensajes inconscientes.

En NeurOrientate te damos herramientas para que inicies tu viaje de Autoconocimiento, porque nadie más que tú, puede hacer el viaje.

Busca nuestro NeuroPerfil , pregunta por El Año Personal o por nuestros cursos Online sobre Sueños, Números, Heridas de la Infancia y Neuroliderazgo.

No pierdas la información por falta de información…

@neurorientate siempre apoyándote y aportando conocimiento.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *