¿Por qué dos hemisferios cerebrales? ¿Por qué Si y No? ¿ Por qué vivir en la dualidad?

Vivimos en un mundo dual, sin embargo eso no nos obliga a vivir en forma dividida, ni a pensar que las personas somos diferentes, ni a jerarquizar los sistemas, o juzgar lo correcto y lo incorrecto, ni definir que es bueno y que es malo.  Hace poco escuché una noticia en Santiago de Chile, sobre un proyecto de viviendas sociales en una zona “considerada”  para personas con cierto poder adquisitivo.  Los comentarios de algunas personas fueron que ese proyecto podría afectar la imagen o “equity” de la zona.  Otras personas pensaban que todos somos iguales y una señora hizo una declaración que se volvió viral en las redes sociales, ella dijo: ” yo fuí matrona, y sé que todos los niños nacen desnudos, nadie nace con joyas, ni vestido y cuando morimos, no nos llevamos las casas, ni las pertenencias, ni siquiera nuestro propio cuerpo, pues seas quien seas, este se desintegra”.

Parto del principio de que todos tenemos la razón y cada uno tiene algo que aportar en este mundo.  Este caso es un claro ejemplo de dualidad, donde las personas jerarquizan quien puede o no puede acceder a ciertas zonas de la ciudad y donde la persona que opina lo contrario , termina juzgando de “malos” a los que jerarquizan, manteniendo un juego de dualidad.

El ser humano tiene que integrarse, desde su propio corazón y conciencia, desde su propia mente, una vez logre esa integración, cesarán las diferencias entre unos y otros, porque ya la dualidad no tendrá sentido.  Mientras seamos personas duales, que juzgamos, interpretamos, clasificamos y jerarquizamos; seguirán las guerras, las diferencias, las clases sociales, el bueno y el malo, el corrupto y el íntegro, la izquierda y la derecha, el amor y el odio, las marchas en contra de…, las marchas a favor de… y asi seguiremos en un ciclo continuo y enfermo de dualidad.

Te invito por un día a integrarte, a levantarte y no juzgarte en el espejo, a mirar a las personas ese día desde tu corazón y conciencia, sin juicios, sin clasificadores, solo actúa como observador y te darás cuenta de que cuando actuas como UNO, totalmente integrado y sin juicio para tí ni para el otro, un mundo de posibilidades se te presenta y comienzas a sentirte diferente y felíz, pues tu mente consciente e inconsciente y tus hemisferios cerebrales se dan la mano y deciden actuar como la UNIDAD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *