Las 5 Heridas de la Infancia- Parte I- El Abandono

Las 5 heridas de la infancia nos atañen a todos, porque todas las personas llevamos un niño o niña interno herido, algunas veces con una de las 5 heridas, otras veces con dos o más heridas.   Estas heridas se forjan desde el momento de la concepción y se van reforzando durante los primeros años de vida del niño.  Nuestra mente inconsciente activa mecanismos para evitar ser nuevamente heridos, los cuales denominaremos “Máscaras”, es por ello que no es tan fácil reconocer nuestras propias heridas, pues están disfrazadas, sin embargo, nuestros comportamientos y reacciones ante ciertos estímulos, delatan a los ojos del experto cuáles son nuestras heridas y explican por qué tendemos a actuar de cierta manera ante ciertas situaciones, así como,  el por qué de tantas vivencias repetitivas en nuestra vida.

Las 5 heridas son: Rechazo, Abandono, Humillación, Traición e Injusticia.

Sanar las heridas de la infancia, es un paso muy importante para liberar a nuestro verdadero Yo, ese ser lleno de posibilidades y potenciales ilimitados-  Ese ser Abundante por naturaleza, que puede comerse el mundo y ser feliz en todos los aspectos de su vida.

Ahora bien, daremos una breve explicación sobre las heridas, cómo reconocerlas y como sanarlas.

Herida del Abandono: Esta herida es frecuentemente ocasionada por el progenitor del sexo opuesto, aunque no es una regla, es el patrón más frecuente.  El inconsciente del niño se siente abandonado no solamente cuando el abandono es real ( el progenitor no está presente) sino también cuando aún estando presente el progenitor, el niño se siente solo.

Que una persona haya sido abandonada por su progenitor o progenitores no necesariamente se refleja en una herida de abandono, todo va a depender de como el inconsciente del niño programe este evento.  Algunas veces niños dejados en una guardería a muy temprana edad o en una incubadora porque requirieron cuidados especiales pueden presentar la herida del abandono.  Otras veces hermanos que conviven en una familia donde uno de los progenitores abandona física o emocionalmente, no necesariamente desarrollan todos una herida de abandono.  Es por ello que estas heridas dependerán de los mapas mentales y emociones que produzca este evento en el inconsciente del niño.

¿Cómo saber si tenemos una herida de Abandono?

Las personas con heridas de abandono, tienden repetidamente a buscar situaciones para ser abandonadas o para ellas abandonar.  Esto no quiere decir que estas personas quieran ser abandonadas Conscientemente, significa que su Inconsciente grabó una herida de abandono y por ende activó un mecanismo de defensa utilizando la Máscara de la “Postergación/Procastinación/Dependencia”.  Son personas que tienden a dejar tareas inconclusas, o prefieren mantenerse en relaciones donde no son felices pero al menos estan con alguien y no solas.  Les cuesta darle cierre a las cosas.  Para determinar si el Abandono es una de tus heridas, debes evaluar tus relaciones, tu vida laboral, de estudiante, tu infancia, tus amistades y reconocer si la Postegación, la Dependencia y un miedo terrible a la soledad te delatan en la mayor parte de tus historias.

PNL ofrece Técnicas para curar esta herida, el primer paso es reconocer la herida, reconocer el patrón de comportamiento, es decir hacerte Consciente y una vez dado este paso, iniciar un proceso de revisión utilizando la técnica de la línea de la vida, Otorgamiento de Perdón y  Deuda Emocional.  Es importante que un Coach te guíe en este proceso.

Si deseas saber más sobre estas técnicas o quieres trabajar la herida del abandono,  contactame via Whats App: + 56 957386957

En la siguiente publicación hablaremos de la Herida del Rechazo.

 

Las 5 heridas de la infancia- El Abandono y su Máscara- La Dependencia
El Abandono

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *